Antonio Nariño y los Derechos del Hombre

Posted on Posted in Historia, Humanismo, Logias

QQ.·. HHno.·. & HHna.·.

El 4 de agosto de 1794, Antonio Nariño (1765-1823), librero de oficio, publica de manera clandestina su traducción de Los Derechos del Hombre y del Ciudadano, fecha en la que 5 años atrás, en 1789, la Asamblea Nacional Francesa, en un día fundamental para la Revolución, pone fin al sistema feudal, a las concesiones y privilegios de la nobleza y del clero.

La circulación de ideas de la ilustración francesa en las Colonias Españolas, especialmente Los Derechos del Hombre y del Ciudadano, estaban prohibidas por el Tribunal del Santo Oficio. La osadía de Antonio Nariño con la traducción y circulación clandestina de este documento lo conduce a 16 años de prisión y rumbo al exilio en África. No obstante, en Cádiz recibe ayuda fraterna y logra escapar antes de ser conducido para purgar su pena en el continente esclavizado por las potencias coloniales. Deambula durante 9 meses por Europa gracias a una identidad falsa, buscando ayuda para la emancipación americana. Allí, antes de regresar a Colombia -donde será nuevamente apresado-, se encuentra con el masón Francisco de Miranda, gran precursor de la independencia de los pueblos americanos y padre del sueño de integración continental.

 

Los hombres y mujeres nacen y permanecen libres e iguales en derechos. Las distinciones sociales solo pueden fundarse en la utilidad común.

Antonio Nariño es también precursor de la masonería en Colombia, su tertulia "El Arcano Sublime de la Filantropía", constituye la primer Logia en nuestro país. Allí se debatían ideas ilustradas. literatura y filosofía consideradas subversivas por la Corona Española. Tras la difusión de los Derechos del Hombre y del Ciudadano" son embargados sus bienes, sus documentos y su biblioteca -compuesta por 6.000 volúmenes aproximadamente-; mientras que los miembros de la "Tertulia" son perseguidos por traición al conspirar contra la voluntad del clero y de la Monarquía.

El legado de Nariño constituye para la Masonería colombiana un claro ejemplo de trabajo por la comunidad; sus aportes a la República y al Progreso de la Humanidad se caracterizan por el altruismo y la constancia que, pese a la persecución, no le persuadieron de renunciar a su obra.

Conmemoremos cada 4 de agosto como claro homenaje al hombre que consagró su vida por la libertad, la igualdad y la fraternidad, y como reconocimiento a su trabajo para que futuras generaciones de colombianos fuéramos ciudadanos y ciudadanas libres. Antonio Nariño es bien llamado el ideólogo de la Independencia, y en su honor consagramos nuestros trabajos del día y una flor de myosotis, de Nomeolvides, símbolo de la inmortalidad de las ideas y reconocimiento a nuestros Queridos Hermanos que han sacrificado su energía vital en contribuir en el bien común.

 

Fraternalmente,

 

V.·. M.·.

R.·. L.·. 2026 Estrella de Thoreau

Or.· de Medellín