nomeolvides

Nomeolvides: un eterno homenaje

Posted on Posted in Historia, Natural, Simbolismo

La Myosotis -del griego Μυοσωτης [orejas de ratón] es una planta perenne que se encuentra en casi todo el mundo. Su nombre vulgar, nomeolvides, es igual, así mismo, en casi todas las lenguas occidentales. Este es un hecho curioso, dado que normalmente los nombres de las plantas varían incluso de una región a otra: “Ne m’oublie pas”, en francés; “forget me not”, en inglés; “vergissmeinnicht”, en alemán; o “non ti scordar di me”, en italiano, son solo unos pocos ejemplos de ello.

Existe un considerable número de leyendas populares románticas sobre esta flor, en las cuales se la asocia con el amor eterno, el sentimiento que nunca muere, o aletheia -la memoria inmutable-. Sin embargo, nos interesa aquí su interpretación masónica, la cual contiene una gran riqueza simbólica.

Esta pequeña flor, de cinco pétalos color azul celeste, representa la persistencia de los principios masónicos en su trabajo por el progreso de la humanidad, por un mundo en el cual hombres y mujeres puedan cohabitar en Libertad, Igualdad y Fraternidad, sin importar nuestros orígenes, credos, raza o sexo.

Estos principios, como la planta, brotan en cualquier ambiente hostil, soportan heladas, sequías y surgen en grietas donde otras platas no podrían siquiera germinar. De este modo, por ejemplo, durante la Alemania Nazi, esta flor sirvió para identificar a miembros de la francmasonería durante la cruel persecución que el régimen hizo contra librepensadores, artistas y sembradores de conciencia.

La nomeolvides es un símbolo que, en primera instancia, constituye un homenaje a los Hermanos francmasones muertos por la persecución de los gobiernos autoritarios. Este símbolo se extendió en la cultura como una fórmula de no olvido, para llevar siempre en nuestras memorias a todas aquellas personas quienes han sido víctimas de los conflictos armados.

A ellos, nuestra mayor consideración, nuestro compromiso infranqueable, nuestra memoria y nuestro trabajo para construir una cultura de Paz que no debe ahorrar esfuerzos para construir una humanidad fraternalmente organizada.